teen

 

Nunca pensé que me iba a afectar; pero lo hizo.
Ahí estaba: LA C R I S I S DE LOS TREINTA



Lo primero que hice fue comprarme unos zapatos.
Zapatos que devolví a la semana siguiente en pos de unas tenis.

También decidí que lo mejor era compartir piso con gente de mi edad: con veinteañeros

 

 

 

El máximo problema era esquivar los golpes de la vida los domingos y evitar que se previsualizasen los globos del tinder.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este es Rabi. Va a ser el primer presidente frutero banga.